burghley

Burghley

Fue Burghley quien, a toro pasado, y con fines propagandísticos, lanzó el bulo de que los españoles llamaron a la Gran Armada INVENCIBLE. Con eso pretendía magnificarla y así engrandecer el episodio. Por lo demás, es muy del gusto inglés el uso de esta palabra. Nada menos que seis barcos británicos han sido bautizados, a lo largo de la historia, como “Invincible”. El último, un portaaviones que participó en la guerra de las Malvinas, cuyo misterioso destino, como el de la Invencible, se pierde en las brumas de la propaganda de guerra.